¡Fui voluntaria en México!

En junio de 2017 fui voluntaria del programa ViSa Vida Saludable de AIESEC, la organización de jóvenes más grande del mundo, que busca desarrollar la próxima generación de líderes para conectarlos con aliados corporativos y ONGs.

 

En esta oportunidad logré realizar mi voluntariado en compañía del comité de AIESEC de la (UNAM) Universidad Nacional Autónoma de México; dicho proyecto, denominado Visa Vida Saludable, tuvo como propósito lograr la modificación de los hábitos alimenticios y la adopción de la actividad física como parte de la vida diaria de los niños, logrando un impacto a largo plazo, en un país en el que la obesidad se esta convirtiendo en una problemática social, que afecta el estilo de vida de sus habitantes.

Un mexicano vendiendo sus artesanías en Teotihuacán

"logrando un impacto a largo plazo".

Previo a la realización de dicho proyecto, me preparé y estudié sobre temas de nutrición y actividad física; lo cual me permitió desarrollar campañas sobre tópicos  relevantes como la comida saludable, los hábitos alimenticios, los tipos de alimentos, las porciones recomendadas, etc., en compañía de mi equipo de trabajo, el cual estaba conformado por otros voluntarios de diferentes partes del mundo.

Por medio de esta experiencia logré impactar la vida de niños de 4 a 15 años de edad, con escasos recursos y en su mayoría huérfanos.

Niños que a pesar de no contar con la compañía de su núcleo familiar, y que además han pasado por tantas situaciones difíciles, en terminos de violencia familiar, bullying, etc., me enseñaron todos los días, durante dos meses, que eran felices, curiosos, soñadores, amorosos, y muy agradecidos.

Compartiendo con los niños en la organización Florecer Casa Hogar

"Me enseñaron todos los días, durante dos meses, que eran felices..."

Mi inquietud por otras culturas me ha impulsado a realizar este tipo de experiencias, que para mí han sido de gran enriquecimiento tanto profesional como personalmente. Porque no solo pude encontrar nuevos amigos, conocer un país, vivir con una familia mexicana, conocer las riquezas y las necesidades de su territorio, enamorarme de sus paisajes y disfrutar de su gastronomía, si no que además, aporté mi granito de arena a este país que me hizo sentir como en casa. Un país con el que formé un vínculo tan fuerte, que volvería siempre que pudiera, y hasta viviría allí si la vida me lo permitiera. 

"Gracias México lindo, me quedo con tu gente y con tu mole"

¡También fui voluntaria en Perú!

En enero de 2018 fui voluntaria del programa Ecochange, de AIESEC, la misma organización con la cual realicé mi voluntariado en México.

 

En esta oportunidad logré encontrar mi proyecto social con el comité de la ciudad de Arequipa; dicho voluntariado, denominado Ecochange, tuvo como propósito crear un "movimiento" dentro de la comunidad con la participación de la misma, junto a los voluntarios y estudiantes; para generar conciencia de la importancia de cuidar el medio ambiente, la naturaleza, realizar la separación de residuos y proteger los seres vivos.

Compartiendo con los niños en la organización 

Aldeas Infantiles SOS- Arequipa.

"Presentaciones que llamaran la atención de los niños y que a la vez les brindará un mensaje claro"

Visitando el lugar sagrado: Machu Picchu

"Ecochange, tuvo como propósito crear un movimiento..."

Antes de la realización del proyecto, también me informé sobre temas del cuidado del medio ambiente, los residuos, los diferentes tipos de materiales, etc., conocimiento que utilicé para la creación de campañas y presentaciones que llamaran la atención de los niños y que a la vez les brindará un mensaje claro. 

Por medio de este programa logré impactar la vida de niños de 4 a 16 años de edad, y en su mayoría huérfanos.

Esta experiencia fue muy diferente; en este país estuve apoyando la labor de Aldeas Infantiles; una institución muy organizada, que se encuentra en más de 133 países del mundo y que tiene como misión fortalecer hogares que están en riesgo y proporcionar entornos familiares para que los niños, niñas y jóvenes que por alguna razón han perdido el cuidado de sus padres, tengan una nueva oportunidad de crecer en un entorno lleno de amor, respeto y seguridad.

 

Para hacerlo más claro, Aldeas infantiles esta construido por "hogares" en los que viven familias conformadas por una madre adoptiva y sus hijos adoptivos; la madre es quien se encarga de cuidar a los niños, preparar su comida, guiarlos y acompañarlos en su proceso de crecimiento; y junto a la Institución ofrecerles oportunidades de educación con el fin de que logren formarse como profesionales, tener un empleo y una vida estable.

Así, las familias van creciendo, y las madres adoptivas van cambiando de hijos, cuando sus hijos adoptivos mayores ya están preparados para salir de "su aldea", a desarrollarse en un mundo social y de manera independiente.

Visitando las Islas Flotantes en Puno, Perú.

Esta oportunidad fue maravillosa para mí. Lograr conocer una entidad que está tan comprometida con su labor social, conocer niños que han logrado formarse gracias a sus madres adoptivas, y escuchar tantas historias de una cadena de amor que une a Aldeas Infantiles, con sus madres y sus hijos, fue grandioso, esa es la palabra adecuada, GRANDIOSO.

Y para terminar... saber que pude sembrar algo bueno en esos niños, me hace sentir que mi presencia en este mundo, tiene mucho sentido. 

"Gracias magia peruana, te pude vivir. Te pude sentir"

¡Me gané un Premio Huella UDEM!

El 09 de noviembre del 2016, durante el marco de la tradicional Semana del Comunicador, la Facultad de Comunicación de la Universidad de Medellín exaltó el esfuerzo, talento y creatividad de los mejores estudiantes durante ese año con los Premios Huella.

 

Acto en el que fueron reconocidos los mejores proyectos de aula de los dos períodos académicos de ese año, de los estudiantes de los 4 pregrados de la Facultad, en cinco categorías: Sistema Gráfico Publicitario, Serie Fotográfica, Producción Audiovisual, Estrategia de Comunicación, Producción Escrita y Proyecto de Innovación.

En este certamen tuve el gusto, junto a mis compañeras Laura Cambas, Sara Díaz, Angélica Herrera y Juliana Paniagua, de recibir un reconocimiento por realizar la mejor Estrategia de Comunicación, con el trabajo de Relaciones Públicas I: "Manual para enganchar con Social Media" para el proyecto Chocó to Dance.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now