Buscar
  • liz mesa

Tractocentro Colombia como persona y mi historia detrás

En arquitectura de marca existen diferentes estrategias para construir y organizar el portafolio de una marca; transversalmente existe una que se denomina personalidad de marca. El punto donde me quiero enfocar en este espacio, y que se resumen en el conjunto de características humanas asociadas a una marca; en donde además podemos tomar como referentes los 12 arquetipos de personalidad de Carl Jung.


La siguiente imagen exhibe los arquetipos, para que los recuerden quienes los hayan estudiado alguna vez, o los conozcan, quienes aún no hayan tenido ningún contacto con ellos.



No soy experta, el ejercicio que voy a hacer lo aprendí en mi énfasis de la carrera, con mi profesora de marca Catalina Quirós, de la Universidad de Medellín, que por cierto, es una gran maestra.


Para arrancar con el ejercicio, primero quiero dar contexto de por qué quiero hacerlo. Hoy quiero describir a Tractocentro Colombia como persona y quiero hablar un poco sobre cómo llegué a esta empresa, con el fin de dar cuenta del proceso para llegar hasta aquí.

Después de mi práctica empresarial en el sector público, no sabía qué iba a pasar con mi vida profesional. Sinceramente para quedarme trabajando en el sector público, me faltaba más que ganas. Todos sabemos que es un poco difícil conseguir un puesto político.

Terminé mi práctica con la experiencia de haber tenido los mejores tutores, Raquel y Andrés, el equipo de comunicación del mejor primer jefe que alguien podría tener: Nestor David Bonnett, el secretario de educación de Antioquia. Una persona que admiré y admiro un montón por su trayectoria como profesional, pero sobre todo, porque me hizo ver que en la política sí hay gente buena, que quiere lo mejor para el Departamento.

Cuando salí de mi práctica empecé a buscar trabajo como loca, ustedes sabrán cómo jajajajajajajaja. Mandé ochocientas mil hojas de vidas a las empresas que más me gustaban y a las que no tanto, también. Y además, a ojo cerrado envié mi hoja de vida a las vacantes que más me llamaban la atención en los portales de trabajo de internet, entre esos Computrabajo.

Un día me llamaron de esta empresa, Tractocentro Colombia; antes había ido a otras entrevistas de compañías que no me habían gustado o que nunca me volvieron a llamar jajajajajajaja ¿qué le pasa a las organizaciones que lo dejan a uno llorando, esperando una respuesta?, ¡Llámennos tan siquiera a decirnos un no! Please, please.

Me llamaron y yo investigué un montón lo que hacían. Mi primera impresión fue: ¿Tractores?Cómo voy a ayudar a vender tractores. –porque a quién se le ocurre que va a salir de la U a trabajar en una empresa que vende tractores-. No porque sea malo, sino porque es un tema muy “técnico” a simple vista.

Y uno sale de la U, pensando que este mundo empresarial es una cosa muy dura y no, no, no. Es cogerle el hilo al asunto, al sector; es encontrar personas que creen en uno, es meterle la ficha, hacer cancha. Y listo.

Ya llevo un año con esta empresa y hoy puedo decir que he pasado por todas las emociones trabajando allí, y quise escribir mi experiencia porque justo hace poco una persona me preguntó: “¿En dónde trabajas?” Y yo le conté que era Analista de Mercadeo de una empresa que comercializaba tractores e implementos agrícolas, y ella muy amablemente respondió: “Uy que aburrido, menos mal hay gente para todo” Jajajajajajajajajajajaja.

-¿Ven lo crueles que podemos ser? Por eso me leí: Cómo ganar amigos e influir sobre las personas, de Dale Carnegie-. Se los recomiendo, en cada capitulo uno tiene algo para aprender.


En fin, ese comentario me dejó pensando; en el momento quise defender mi punto de vista, pero cada día voy defendiendo menos mi posición, cuando siento que no vale la pena hacerlo, frente a este tipo de argumentos. ¿Por qué? Porque estoy entendiendo que uno no tiene porque defender algo que ya sabe que esta bien para uno, y que tal vez para la otra persona no, y hay que entender. Yo en ese momento solo me reí, y ya. Fue como una pequeña prueba de inteligencia emocional.

Mi reacción al comentario me alegró y me hizo pensar lo siguiente, y se lo voy a decir a la Liz que salió de la U a buscar trabajo, que un día pensó que trabajar en una empresa de tractores era aburrido, y a quien le pueda servir el día que se le presente la oportunidad de trabajar en cualquier sector que no sea convencional: -No es el producto, y no es la marca; es uno y es la forma en que uno hace las cosas-.


Muchas veces cuando pensé que era imposible me dije, -si ayudas a vender un tractor, vas a ayudar a vender cualquier cosa-. Y seguí diciéndome, -no es el producto, soy yo y la forma en que lo hago-.

Esto de verdad ha sido un reto muy interesante en mi vida. He aprendido cosas que nunca imaginé aprender, y ahora sé que me le mediría hasta a vender catapilas si la vida me pone la oportunidad en frente.


Quiero contar esto, porque cuando llegué a Tractocentro Colombia, me topé con una oportunidad que no iba a conseguir en ninguna otra empresa: crear el área de comunicación y mercadeo -sin cartón, y sin experiencia de 10 años en 5 sectores diferentes-, esa fue la razón más grande por la cual me quedé y sigo.


Hoy en día la mayoría de las empresas no te emplean si no tienes mil años de experiencia, si no tienes especialización o maestría, o si no tienes una rosca que te ayude. Básicamente así son las cosas. Y por eso hoy valoro tanto estar donde estoy.


He sido testiga de grandes momentos en esta compañía, de subidas y bajadas, en un año pasan muchas cosas. Pero hoy agradezco haberme quedado, a pesar de haber pensado erróneamente que era aburrido, y a pesar de haber renunciado al segundo día de llegar. -Así como lo oyen Jajajajajajajajaja, esa es otra historia-, lo importante es que me quedé.

Me quedé y en medio del caos llegué para construir desde cero, desde lo más elemental como el Manual de Identidad Corporativa, el portafolio de la compañía, las fichas técnicas de cada equipo, la información relevante de la maquinara, los procesos administrativos del área, el presupuesto, la planeación y ejecución de los eventos primordiales del año, etc. Temitas que, aunque solo los que trabajan en este campo entienden el tiempo que toman, se convierten en la base de todo.


He visto otras ofertas de trabajo, y nunca he dudado que, este no es el momento de dejar tantas cosas, esta área es mi primer bebé, será mi referente profesional en muchos aspectos. Estamos en un proceso, un proceso que tomó tiempo, esfuerzo, frustración, etc. Una oportunidad que sigo pensando que ninguna otra empresa le daría a una persona, sin ni siquiera haberse graduado de su carrera.


En este momento mi prioridad no es el dinero, aunque a veces quiera ganar más; todavía me estoy preparando para lo que viene. Hoy estoy enfocada en aprender y en crear algo que siento que es más grande que yo, que además es algo que amo, y que he construido de la mano de un equipo de trabajo maravilloso.


Y bueno, hoy puedo decir que mi trabajo no es para nada aburrido, que por el contrario, es un tema muy interesante, una industria que le apunta a la tecnificación y al desarrollo del campo colombiano, a mejorar los procesos de los empresarios que le apuestan a la sostenibilidad y a la tecnología de sus procesos agrícolas. Un sector que de alguna manera nos incumbe a todos.


Por eso hoy quiero describir a Tractocentro Colombia como persona, porque esto me permitirá seguir avanzando en el proceso de humanización de una marca que comercializa maquinaria agrícola, para enfocar cada día mejor, su contenido, sus eventos, su lenguaje, y su territorio de marca.


PD: No es el trabajo soñado, no es perfecto, me cuestiono muchas veces el horario laboral, sin embargo, he diseñado mis funciones, y créanme que no me he quedado en la queja; estoy trabajando en hacer negociaciones gana-gana.


Y ahora si... Tractocentro Colombia como persona:


Tractocentro Colombia es un hombre que va para sus 50 años, de cabello castaño, ojos cafés y piel trigueña. Es un empresario, profesional en Ingeniería Mecánica. Una persona con carácter fuerte, trabajador desde pequeño. Práctico, leal, y protector de su familia.


Es un ser humano íntegro. Es muy selectivo con las personas. Tiene pocos amigos, pero para él son los mejores. Le divierte leer sobre deportes. Sale a correr en las mañanas y es amante de la gastronomía.


Durante toda su vida ha sido fanático de los carros; su padre tuvo una colección de vehículos antiguos y eso despertó tal gusto en él.

Le gusta la tecnología, sin embargo, no pasa tanto tiempo en sus redes sociales; le gusta recibir informes detallados sobre sus negocios en el mundo digital, y de a poco, se ha ido abriendo a la importancia de la inversión inteligente en dichos medios.


Su momento preferido del día, es la noche, cuando cena con su familia; y antes de dormir, cuando lee algo y se dirige a su bar para tomar un trago de algún licor especial.


Le gusta viajar a lugares tranquilos, por lo general a la playa. No le gustan los lugares muy turísticos. Aunque generalmente viaja por reuniones o negocios, y únicamente sale de su hotel para probar la gastronomía local y tomarse algún trago del sector.

La anterior construcción de personalidad, permite revelar el arquetipo de Tractocentro Colombia como el personaje Gobernante, que le gusta controlar y crear orden. Una persona que es vista como jefe y como líder a la vez. Y cuidador, porque protege siempre a los demás, en especial a su familia.


Él es un hombre independiente; que toma las decisiones importantes de su hogar. Que sale a hacer deporte con sus hijos; les felicita cuando hacen las cosas como se deben, y les es sincero cuando hacen algo que lo afecta personalmente.


Este personaje no teme del mañana, vive el presente y enfrenta con carácter cada situación que la vida le pone en el camino. Hoy en día él siente que ha conseguido todo lo que ha querido, de manera tangible e intangible. Sin embargo, espera continuar dando ejemplo a sus hijos, para que su negocio familiar sea una tradición de generación en generación, con el fin de seguir aportando al desarrollo de su país y a la calidad de vida de su familia.

Fin.


Quise compartir este proyecto, porque primero que todo, puede ser que mi experiencia de trabajo, le muestre un poco a alguien, que nada es perfecto, pero que uno sí es el diseñador de su propia vida laboral, etc.


Y segundo que todo, porque puede ser un ejemplo para describir la personalidad de otra marca de productos o servicios, o de una marca personal. Es un ejercicio muy genial de hacer, y de verdad, es de gran ayuda para dar ese toque de humanidad al desarrollo de una marca. Creo que todo comunicador debería hacerlo a consciencia, con toda marca con la cual trabaje.

……………………………………………………………………………………..

Agradezco a mis profesores de marca, a mis amigos con quienes he trabajado en este tema, a Jung, a las marcas que me inspiran todos los días, y a mi Tractoequipo. (Si escuchan a alguien decir tractoequipo, tractoentérate, o tracto algo, es porque yo lo implementé en el lenguaje interno de la compañía, y me siento muy orgullosa. Pequeños logros, son grandes logros cuando hablamos de comunicación. <3


Con pena me despido, y con pena volveré.

57 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now